Política

El mal menor siempre fue tibio, la salida es otra

0

Por: Omar Cavero Cornejo

La tibieza del mensaje de Vizcarra demuestra que no cerrará el Congreso. Pero demuestra algo más importante: no tendremos salidas reales a la crisis desde dentro de este sistema político y sus operadores.

No se trata ahora de buscar vías institucionales, sino de cambiar las instituciones mismas y desde el pueblo marcar la línea. Que se vayan todos significa hoy solo una cosa: cambio constituyente con protagonismo popular. Salgamos a la calle con esa consigna, a nivel nacional.
Algunos dirán que suena “radical”, gaseoso, utópico. Bien, déjenme responder analizando las otras alternativas para notar que no es así. Veamos:

Si se adelantaban elecciones, ¿cambiaba algo? No. Voces pro neoliberales hasta lo proponen, para que no haya tiempo para que suba un antisistema.

¿Cerrar el congreso? Tampoco, pues en el interín el gobierno legisla con decreto de urgencia y ya conocemos las medidas antilaborales y anti ambientales que se cocinan desde el MEF y el MEM (o sea, desde la CONFIEP).

¿Vacancia? No. Sería darle un poder desmedido a una mafia que querrá usarlo para fortalecerse y entornillarse, sacando a sus delincuentes conocidos.

¿Renuncia? Toma la posta Aráoz, quien tiene la consigna de seguir con la línea empresarial que Vizcarra no llega todavía a radicalizar del todo y está más dispuesta a tranzar con el fujimorismo.

Síntesis: una infección de lobistas, entreguistas, corruptos, mafiosos, explotadores inunda todas las salidas desde las instituciones de la dominación neoliberal. Mientras tanto, el que sufre es el pueblo.

Ese empantanamiento es una oportunidad si nos atrevemos a tomarla con el pueblo por delante, unido en sus múltiples demandas. De otro modo, la desesperación empresarial por estabilidad puede anticiparse con una salida autoritaria, que también padeceremos todos.
No hay mal menor que valga y ahora es meridianamente claro. A las calles por un cambio constituyente que refunde nuestra patria, desde abajo, en todo el país.

MI PEQUEÑO LAROUSSE

Previous article

40 y 20…¡YA SON SESENTA!

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

More in Política