Memoria

COMENTARIO: “Jesuitas en tiempos de violencia (1980 – 1992)” del P Emilio Martínez, SJ.

0

Por: Jordan Suárez Cruzado

La persistencia en la lucha por la memoria es lo que el p. Emilio Martínez, SJ resalta, en conjunto, en el libro “Los Jesuitas en tiempos de violencia (1980 -1992)”. Una crónica que rinde homenaje a los miembros de la Compañía de Jesús que no dudaron en poner en riesgo su integridad para acompañar a un país sometido a la violencia.

A través de 102 páginas, el libro describe la labor realizada por los jesuitas en 4 localidades del país que sufrieron un elevado nivel de violencia: San Juan de Jarpa (Junín), Huamanga y provincias cercanas (Ayacucho), el distrito de El Agustino (Lima) y la diócesis de Chimbote (Áncash).

El texto del padre Martínez publicado en octubre del 2018, revaloriza el Informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación como principal fuente de información histórica sobre los tiempos de conflicto interno. De este modo, vuelve a dirigir la atención sobre esos años de violencia en la que el país sufrió la terrible pérdida de miles peruanos, y en cuyo escenario de desprotección y vulnerabilidad “de cada cuatro víctimas de la violencia, tres fueron campesinos o campesinas cuya lengua era el quechua”.

De la misma manera, el libro recoge los testimonios de los mismos internos de la Compañía, así como la correspondencia personal obtenida del Archivo Histórico de la Provincia Jesuita del Perú. Nuevas voces que se suman a las recogidas en el Informe de la CVR presentado en el 2003, y en el que se evidencia el desprendimiento y la opción de los jesuitas a mantenerse apoyando a la población que fue la más perjudicada.

No obstante, la obra también menciona el compromiso de los laicos y las organizaciones populares que hicieron frente a la cruda violencia que padecía el país y a las constantes amenazas de las que eran víctimas. Tal es el caso de Ofelia Montes, lideresa social que pudo escapar del hostigamiento, y quien tuvo estrecha relación en defensa de la población con María Elena Moyano, cruelmente asesinada por Sendero Luminoso en 1992.

Somos una sociedad posconflicto que todavía no cierra las llagas de la violencia, a pesar del crecimiento económico y del tímido aumento de oportunidades en zonas rurales. Esta situación preocupa al sacerdote Emilio Martínez, SJ., pues los índices de pobreza más altos siguen concentradas en zonas rurales, cuya lengua materna no es el castellano y que en la mayoría son jóvenes; tres grupos humanos que más padecieron la violencia en los años del conflicto interno.

Como lo indica Salomón Lerner Febres en el prólogo al texto, “preservar la memoria es un deber moral y ello es el principal aporte de este libro (…)”. Van 16 años de presentado el Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación y la desconfianza que sembró el terror, el abandono de la población, el uso político de lo ocurrido y la ausencia de un Estado protector continúan; aunque se defienden desde la Iglesia con estos recursos bibliográficos que examinan la memoria y que aportan a comprendernos como sociedad.

El libro del sacerdote Martínez, actual Secretario General del Superior Provincial de la Compañía de Jesús en el Perú, intenta rendir tributo a sus compañeros jesuitas, agentes pastorales y creyentes que soportaron y sufrieron persecución, detenciones injustas, torturas y hasta perdieron su vida en busca de no ceder ante el odio.



Pueden encontrar el libro en:

-Librería de la UARM

-Librería de la PUCP

-Librería El Virrey de Miraflores.

 

Presidentes en Miraflores

Previous article

DE IDA Y DE VUELTA

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

More in Memoria