Ciencia

Slavoj Zizek sobre el Neuralink de Elon Musk: “un paso en la dirección equivocada”

0

Elon Musk estrenó en sociedad su última creación, Neuralink, un dispositivo –aunque quizás sería más preciso decir implante– que, insertado en el cerebro humano, podrá hacer legibles para una computadora su actividad y procesos. El plan a largo plazo, ha señalado Musk, busca producir una simbiosis entre la inteligencia artificial y el ser humano.

La presentación de Musk mostró al mundo un ejemplo del funcionamiento del Neuralink en la cerda “Gertrude”, pero ya está en la búsqueda de voluntarios humanos. El implante, que consta de unos finos alambres que irían insertados en venas y arterias cerebrales, podría servir para operar máquinas y aparatos con solo pensarlo. Ese sería solo el inicio, pues las posibilidades y usos que podría encontrar a futuro son ilimitadas.

Pero al filósofo Slavoj Zizek, el Neuralink no le parece tan buena idea. El transhumanismo de Musk, señaló el esloveno en RT, es “un paso en la dirección equivocada”. Vale la pena escuchar sus razones.

En su columna para el medio ruso, Zizek puso en relieve un “ominoso paralelo” entre los experimentos en cerdos de Neuralink y los que realizó hace casi cien años Ugo Cerletti, un psiquiatra italiano, para desarrollar la controversial “terapia” de electroshock, que también se probó primero en esa especie.

Zizek considera también que deberíamos evitar los extremos al mirar el nuevo invento de Musk; no deberíamos verlo ni como un invento “que abrirá un camino hacia la singularidad”, que el filósofo define como: “una autoconsciencia colectiva divina”; pero tampoco debemos temerle como algo que nos robará la autonomía y nos convertirá en “piezas en una máquina digital”.

En una declaración temeraria, Elon Musk predijo que el lenguaje humano sería “obsoleto” en cinco años gracias a su última invención, y piensa que en solo doce meses ya se estará instalándola en cerebros humanos.

Profundizando su crítica, Zizek señaló:

“(De) manera más fundamental, la distancia entre nuestra vida interior –nuestra línea de pensamiento– y la realidad externa, es la base de la percepción de nosotros mismos como libres. Somos libres en nuestros pensamientos en la medida en que ellos están a cierta distancia de la realidad, de manera que podemos jugar con ellos, hacer experimentos, soñar, sin consecuencias directas en la realidad”.

Al derribar esa barrera que separa el pensamiento de la realidad exterior, piensa el filósofo, aquellos “tendrán consecuencia directa sobre la realidad… (Estaríamos) entrando a una era posthumana”.

Covid-19 y Neuralink

La pandemia no quedó fuera de las observaciones de Zizek, quien considera que una tecnología como la de Musk, también dueño de Tesla y SpaceX, encaja muy bien con la tendencia al aislamiento, que el filósofo entiende como un alejamiento físico pero no necesariamente social, pues permanecemos conectados por la tecnología.

Así, la cuarentena no produce “mayor privacidad”, observa Zizek, sino que fomenta el nacimiento de nuevas formas de dependencia social y control:

“El prospecto de Neuralink encaja de manera ideal en la visión de una nueva sociedad en la que estaremos físicamente aislados, viviendo en burbujas protectoras, y simultáneamente compartiendo el mismo espacio mental…

“Lo que necesitamos ahora”, concluyó, “no es solo más proximidad física, sino también más distancia psíquica entre unos y otros”.

LA CRUZADA FRATRICIDA

Previous article

Entre el hacer político y el “gobierno por internet”

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

More in Ciencia