Por los Caminos

“SE PUEDE USAR EL FONDO DEL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO 2021 PARA HACER PLANTAS DE OXÍGENO EN VILLA EL SALVADOR”

0

Michel Azcueta ha sido el primer alcalde del popular distrito de Villa El Salvador. Desde 1971 está vinculado a la vida comunal de su distrito. Conoce de cerca la tragedia que están atravesando con la actual pandemia. Es más, en plena emergencia se ha quedado con sus vecinos, formando con ellos redes de lucha vecinal contra el virus. Están a diario ayudando a la comunidad en conseguir oxígeno, medicinas, atención médica, etc. En tal sentido, conversé con él respecto a las ideas urgentes para procurar oxígeno medicinal para los vecinos.

Hola Michel, fuiste el primer alcalde del Villa El Salvador (VES), y hasta tres veces has tenido el cargo. Sigues viviendo allí. Entiendo que todos estos años has seguido vinculado a las agendas vecinales, ¿no es así?

Vivo en Villa El Salvador desde 1971, de manera que estamos cumpliendo las Bodas de Oro, es decir, los 50 años de fundación de Villa El Salvador. Siempre como profesor, enseñando en secundaria en el Colegio Fe y Alegría y luego en San Marcos y en la UNTELS, la Universidad pública de Lima Sur, con sede en nuestro distrito. Participé en la fundación de la Comunidad Urbana Autogestionaria de Villa El Salvador, la CUAVES, de cuyos dirigentes aprendí mucho, especialmente la visión integral y la planificación junto al compromiso y la importancia de la organización. Al convertirse en distrito, fui elegido en 1983 como primer alcalde y continuamos el II Plan de Desarrollo Integral con participación directa de la Comunidad y de ahí viene la valoración del desarrollo local, como base para el desarrollo nacional. Ahí está la realidad de Villa El Salvador, donde muchos se ven reflejados; de manera que he continuado, tanto como alcalde, como regidor metropolitano y, más tarde, como presidente de la Escuela Mayor de Gestión Municipal, intentando fortalecer las organizaciones de base y las gestiones municipales democráticas por todo el Perú. Estoy convencido de las inmensas potencialidades que tienen los pueblos del Perú y su capacidad para superar problemas como el hambre, la desocupación, la falta de educación y de salud, el terrorismo, el cólera y, estoy seguro, ahora, el virus. Lo que me hace deducir que sin participación ciudadana en todos los niveles no hay solución a los problemas del Perú.

Por lo expuesto, conoces la problemática de VES. ¿Qué tanto ha golpeado la pandemia a este distrito? ¿Cuáles crees que han sido los puntos débiles?

Siempre suelo decir que Villa El Salvador no es una isla. De manera que la pandemia nos está golpeando como a todos los peruanos. Directamente, aparte del tema sanitario, sufren los pequeños industriales, comerciantes y trabajadores, reinventando su actividad productiva y comercial para seguir adelante. También sufren los niños y los jóvenes porque se está perdiendo fuerza en el aprendizaje a distancia, dejando de lado, más allá de las buenas intenciones, las relaciones personales, el aprendizaje con el ejemplo y con el trabajo colectivo…todo eso, en mi opinión como profesor, si dura un par de años más, tendrá una repercusión muy grave en la formación de los ciudadanos. La comunidad de Villa El Salvador siempre dio importancia a la educación y a la salud: tenemos un alto índice de escolaridad, más de 100,000 estudiantes de primaria y secundaria, varios  Institutos tecnológicos y CEPROS,  y cuatro universidades con más de 18,000 universitarios, aparte de otros 10,000 jóvenes estudiando en las universidades limeñas; una riqueza humana muy considerable y, por otra parte, tenemos un hospital materno infantil por sector, el gran Hospital de Emergencias, el más moderno del Perú y el Hospital del Seguro social, de manera que sí había condiciones para enfrentar de diferente manera la pandemia, cosa que no se ha hecho.

Específicamente hablando, ¿cuál ha sido el error primordial si había servicios de salud?

Más allá de palabras, no se ha dado importancia a la atención primaria, desde las bases, a pesar del llamado de las organizaciones que conformamos ya en el mes de abril, el Comando por la Vida y contra el COVID, que ha tenido experiencias muy positivas de ayudar a los vecinos mayores, a los primeros contagiados, a los enfermos hasta que llegó el desborde… más aún en esta segunda ola. Tenemos más de 2,500 fallecidos y los dos hospitales centrales han colapsado tanto por falta de personal médico y sanitario, como de camas UCI y, la terrible falta de oxígeno, algo realmente incomprensible y hasta inaceptable para una sociedad como la peruana.

Ya estamos en el segundo año de pandemia y, justamente, entiendo qué tienes una propuesta para abastecer de oxígeno al distrito, ¿cuál es?

Bueno, como vecino de Villa El Salvador y como Presidente de la escuela Mayor de Gestión Municipal, constato que los gobiernos locales, en su mayoría, no están haciendo todo lo que se podría hacer en relación a la pandemia. Más allá de acciones muy pequeñas y superficiales, algunos se escudan en la magnitud de la propia pandemia; otros en su incapacidad para utilizar los recursos que en estos doce meses les ha ido pasando el gobierno central; y otros por cuestiones burocráticas y normativas que dicen que no es su función y que no pueden utilizar de otra manera los recursos municipales. Por ello, para salvaguardar estas actitudes y temores (estoy hablando de los gobiernos locales en general, guardando excepcione) estoy proponiendo que, este año, se utilice el presupuesto participativo 2021 de manera total y exclusivamente para atender las necesidades de oxígeno, ya que este camino está abierto y no hay que pedir permiso a nadie para ejecutarlo, solamente la demanda de la población y la aprobación en el consejo municipal. Es un objetivo realmente posible, siempre que haya participación de la población y la voluntad política de alcaldes y regidores. [Nota: el Presupuesto Participativo es un fondo y mecanismo que tienen los municipios para realizar obras que los vecinos escogen por votación]

Michel Azcueta, primer alcalde de Villa El Salvador. Actualmente siguen siendo profesor y participa en la vida distrital.

¿A cuánto asciende el monto del Presupuesto Participativo para VES? ¿Eso alcanza para una planta de oxígeno?  Hay que tener en cuenta quién la va a operar, ya que es urgente.

De acuerdo a las cifras oficiales, desde 1918 hasta el presente, la Municipalidad de Villa El Salvador mantiene 6 millones de soles para el presupuesto participativo. De ellos, un millón dedicado a capacitación y cinco millones a obras. De manera que, declarando el estado de emergencia, se puede realmente construir varias fábricas o varios generadores de oxígeno para ponerlos al servicio de la población gratuitamente. Si hablamos a nivel nacional, hay municipalidades provinciales que tienen un presupuesto mayor.

Con 400,000 soles se puede construir una fábrica de oxígeno mediana y hay numerosos locales donde se pueden instalar con las debidas condiciones, ya sea en los ambientes de los propios hospitales de Villa El Salvador (que no tienen ninguna planta propia actualmente), como en otros locales comunales. Podemos ver lo que están ofreciendo la UNI y la Universidad Católica con ofertas concretas de costo y de operación.

La supervisión tiene que ser de parte del Ministerio de Salud, pero la operación de las mismas no es un problema ya que es con personal técnico no tan especializado como lo vemos diariamente en las pequeñas o medianas fábricas de oxígeno que funciona con el personal capacitado para ello

¿En cuánto tiempo podría estar operando la planta que tienes en mente y cuánto puede abastecer?

He hablado directamente con los tres empresarios que han logrado crear las tres fábricas de oxígeno en el distrito, una de ellas es del empresario del Parque Industrial Jesús Alberca, de Empresas Martín, que viene distribuyendo gratuitamente el oxígeno a quienes lo necesitan, con unas colas de 300 personas día y noche; y las otras dos están en la avenida El Sol y en la Panamericana. Como fábricas medianas cuesta entre 200,000 a 400,000 dólares y me informan, con la experiencia que tienen como importadores, que la llegada a la aduana comprándolas en Colombia o en Argentina, demoran 15 días, más los días de aduanaje y la ubicación que es relativamente fácil. Comparado con otras industrias, repito, es un objetivo alcanzable, más aún cuando el Gobierno ha declarado a toda la salud en emergencia, lo que significa que se agilizará, esperamos, todo trámite aduanero en relación a la importación de fábricas y generadores de oxígeno, entre otros

Finalmente, vimos que esto de la falta de oxígeno pasó en la primera ola el año pasado y que se venía venir. ¿Por qué crees que las autoridades no actuaron a tiempo para tener suficiente oxígeno y plazas de UCIs?

No encuentro la respuesta, hablando de los gobiernos nacionales. Nuestro caso es único en el mundo. Es cierto que nos podemos morir por el virus pero morirse por falta de oxígeno es inaceptable, es indignante; y ver las colas de familiares de los enfermos y el precio que en estos días cuesta recargar un tanque es realmente un crimen a la humanidad. Repito, que creo en las potencialidades del Perú y hay que aprender a planificar y a confiar en las iniciativas ciudadanas y terminar con la burocracia y con los cambios de responsables de la salud cada vez que cambia el presidente y cambian los ministros. Es hora que cambiemos en la sociedad y en el Estado, es ya un grito ciudadano; pues se están muriendo muchas personas y me extraña que no haya una movilización mayor en contra de esta situación, tanto por la escasez de oxígeno como de camas UCI. Hay solución para los problemas del Perú, pero debemos dejar de ser un mal ejemplo y hasta una vergüenza a nivel internacional.

Por: Eduardo Abusada Franco

Seguir a @eabusad

A LA MEMORIA DE UN PROFESOR

Previous article

Más allá de la estética: el urbanismo táctico como proceso de fortalecimiento de la comunidad.

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *