Cultura

Obra de Zenobio Dagha Sapaico, el artífice del “huaylarsh” es declarada Patrimonio Cultural de la Nación

0

A Zenobio Dagha Sapaico siempre se le ve con un sombrero tonguito, con discretas chompas que lo acurrucan del frío huancaíno y sobre todo con un violín en la mano. Aquel hombre, que anda a paso lento por los transitados caminos de la vida, es compositor: el artífice que permitió que el “huaylarsh” pueda legimitarse como género musical representativo del panorama y la identidad musical del valle del Mantaro.

Su nombre ha cobrado notoriedad en los últimos días puesto que, el Ministerio de Cultura declaró Patrimonio Cultural de la Nación toda su obra artística. Zenobio, nacido el 4 de abril de 1920, lleva varias decenas de años contribuyendo en la consolidación del formato instrumental de las orquestas típicas del centro.

Dagha Sapaico fue uno de los principales protagonistas del proceso de construcción de la identidad musical de la región Junín. La trascendencia de su obra recae en las siguientes razones: primero, por haber contribuido a la incorporación y aceptación del saxofón dentro de la orquesta típica del centro; y segundo, por haber adaptado en este formato instrumental el huaylarsh, música de carácter agrícola y ritual ejecutada por la población indígena durante el recultivo de la papa.

Su obra es tan extensa que no existe un consenso sobre la cantidad total de temas que conforman su obra musical. Se dice que su reportorio va desde los 600 hasta los más de 900 temas. Sin embargo, en base a información proporcionada por sus descendientes y Asociación Peruana de Autores y Compositores (Apdayc) se ha identificado que estaría compuesta por un mínimo de 607 temas.

Los populares artistas Víctor Alberto Gil Mallma (Picaflor de los Andes), Leonor Chávez Rojas (Flor Pucarina) y Alicia Maguiña han interpretado sus temas, entre los que destacan los populares “Yo soy huancaíno por algo”, “Casarme quiero”, “Vaso de cristal”, “Hermano sray” y “Destino”.

Durante su trayectoria artística, el maestro Zenobio Dagha recibió importantes distinciones. En 1988, el Ministerio de Educación lo condecoró con las Palmas Artísticas.

Casi una década después, en 1995, recibió la Medalla Kuntur del Premio Nacional de Folklore por parte del Instituto Nacional de Cultura. El 2003 llegó con honores: fue una de las primeras personas que recibió la Medalla de Honor de la Cultura Peruana, concedida por la misma entidad.

Mientras que en el 2005 el Congreso de la República le concedió una pensión de gracia en mérito a su destacada trayectoria como intérprete y compositor.

Un universo con centenares de cerebros en Barrios Altos

Previous article

La caída de los Habsburgo: endogamia y malformaciones congénitas en la corona española

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

More in Cultura