Sin categoría

Más allá de la estética: el urbanismo táctico como proceso de fortalecimiento de la comunidad.

0

Hace unos días se ha publicado en medios de comunicación la inauguración de una intervención de espacio público en Monserrate, como parte de un proceso de renovación integral y puesta en valor de este barrio en el centro de Lima.

Las opiniones patrimonialistas estarían pecando de irresponsabilidad al difundir y asumir, a partir de una imagen, el contenido final del proyecto de recuperación que supone este sector de Monserrate.

Las intervenciones efímeras en Lima tienen ya tiempo de existir, han ido ganando un espacio, desde su generación a través de voluntariados, colectivos en amor al arte, workshops académicos de intervención, y finalmente decantando de manera loable en la gestión pública local como parte de un proceso de recuperación integral de espacios públicos.[1]

Y digo loable porque no es usual atraer la mirada de la gestión municipal sobre proyectos que denotan un carácter tangible, sino solo hacia el final del proceso. La construcción del espacio público tiene como eje la construcción de ciudadanía, el fortalecimiento de la identidad, la reconstrucción de una imagen urbana colectiva que termina siendo parte del patrimonio integral del espacio a revalorar.

En ese sentido, es limitante calificar este tipo de intervenciones desde la estética y atribuir signos de desigualdad social a partir de la calidad del material elegido. Desde Miraflores, pasando por San Borja, Comas, Independencia y ahora últimamente el barrio de Monserrate, el proceso de urbanismo táctico siempre ha perseguido un mismo fin: No es el objeto final del proyecto, sino parte del proceso de validación del espacio por parte de la comunidad, una puerta que se abre a la discusión colectiva y la construcción final de un espacio común con la ciudadanía, llegando finalmente a una obra de inversión duradera y con la cual se identifiquen sus principales beneficiarios.

Así como muchos otros espacios que han tratado de reactivarse a través de los años, estos son procesos participativos que involucran a la población desde el inicio en la toma de decisiones para el uso y el diseño del espacio, adoptando lo que la crítica denomina “cánones de belleza”, por el carácter temporal que ello supone con el fin de poner a prueba el funcionamiento del diseño antes de invertir definitivamente en una obra que de otro modo no reflejaría el sentir de la población.

Ahora bien, de manera particular, las intervenciones en Monserrate empezaron hace poco más de un año y están lejos de ser hechos aislados. Se han realizado faenas comunales, activaciones sociales constantes promovidas desde la municipalidad, y diseños bajo el enfoque de investigación-acción participativa para proponer espacios que mejoren la calidad de vida de su población más vulnerable: niños y adultos mayores resultaron ser los grupos etarios predominantes en el lugar.

¿Pero donde estaban los niños? Viviendo en el barrio entre el 2017 y 201. Era una interrogante constante, se sentía su presencia a la salida del colegio, más durante las tardes o los fines de semana. El espacio público existente se reducía solo al parque del barrio, y las calles eran ocupadas en su mayoría por adultos o jóvenes, dejando entrever además problemas sociales de comercialización de drogas e inseguridad ciudadana que relegaban a los niños a quedarse en sus hogares.

Iniciado el proyecto, uno podía constatar a priori el regreso de los niños a las calles —pandemia aparte—. Las calles volvían a ser espacios seguros al estar resguardadas por los mismos vecinos, y se fortalecía el vínculo entre los actores sociales, técnicos y políticos: un diálogo necesario para dar continuidad a este tipo de proyectos.

Lamentablemente, el 30 de julio del 2020 tuvo lugar un incendio en una de las quintas del barrio[2], dejando a más de 50 familias damnificadas y con ello devolviendo este espacio a su punto inicial. Pero el proyecto continúa, y tiene como meta final la puesta en valor del espacio público sumado a un proyecto de inversión en vivienda social.

Que la crítica fomente el escepticismo o genere detractores ante este hecho es deplorable, más aún si desde el cuerpo técnico que ostentan tener, se vuelven ajenos a los procesos de intervención en centros históricos, negando el entendimiento de las etapas que se requieren para una puesta en valor, la problemática de saneamiento físico legal presente en todo el CHL —que como sabemos ralentiza la ejecución— y la inversión directa en este tipo de proyectos.

Aun así, hechos sobre palabras, el proyecto seguirá en ejecución. Y entendamos que, si bien es un proceso largo, el urbanismo táctico es una oportunidad de ir construyendo este espacio de manera social, siendo esto necesario para la sostenibilidad final del proyecto. Enhorabuena el trabajo articulado de las distintas áreas de la municipalidad para todas las etapas que ello demanda.


[1] Otro estudio de caso: La municipalidad de Miraflores, durante el año 2015, impulsó el proyecto de regeneración de espacios públicos en Miraflores, articulándose al Plan de Movilidad Urbana Sostenible y finalmente aprobando dentro del presupuesto participativo del año 2020 la puesta en valor de espacios públicos en áreas remanentes del distrito. Plazas Vivas formó parte del proceso de regeneración de uno de estos espacios en el sector 4 de Miraflores durante el 2019, proceso de un año registrado en la web https://web.facebook.com/plazasvivas

[2] https://elcomercio.pe/lima/sucesos/cercado-de-lima-mas-de-60-familias-damnificadas-dejo-incendio-de-grandes-proporciones-en-quinta-del-jiron-callao-nndc-noticia/

Por Daline Portocarrero

Arquitecta Cofundadora de Plazas Vivas.

Vecina de Monserrate.

“SE PUEDE USAR EL FONDO DEL PRESUPUESTO PARTICIPATIVO 2021 PARA HACER PLANTAS DE OXÍGENO EN VILLA EL SALVADOR”

Previous article

Más allá de la estética: el urbanismo táctico como proceso de fortalecimiento de la comunidad.

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *