CienciaPor los Caminos

Kaleidoscopio: Enseñar la ciencia como jugando

0

María Nela Rivera Aranda es licenciada en Educación. Tiene 4 hijos, así que entiende lo que es hacer aprender a los niños diversas materias. Ha dedicado su vida a enseñar y a trabajar materiales educativos para editoriales. Ahora ha desarrollado Kaleidoscopio, una marca y espacio que enseña ciencias a los niños y niñas de manera interactiva. Conversamos con ella, quien nos explica contó de qué trata esta iniciativa.

¿De qué trata Kaleidoscopio?

Kaleidoscopio es un espacio educativo, un laboratorio donde enseñamos ciencias y tecnología. No enseñamos de forma convencional, sino que trabajamos la experimentación, el juego y la educación maker (construcciones) para aprender.

¿Cómo así nace esta iniciativa y cuánto tiempo lleva ya?

Tenemos un año. Nació con la inquietud de enseñar clases no convencionales a las niñas y niños. Mis hijos fueron mi principal motivación, en el camino fuimos conociendo más personas que les gustó la propuesta, con las que aún tenemos proyectos futuros.

¿A niños de qué edades va dirigido?

A niños de educación primaria principalmente, en algunos talleres hemos tenidos niños de preescolar y adolescentes, pero depende de las actividades que se aborden.

He visto en tu página que tratan de incentivar diversos campos de la ciencia. Pero, ¿no es un poco denso y complicado transmitir ciencias como “astronomía” o “microbiología” a los niños?

Sobre ese tema podemos verlo de distintas formas, los virus y las bacterias están presentes en nuestro organismo, conviven en nuestro cuerpo, justamente ahora estamos pasando una pandemia en la que notamos la importancia de conocer sobre los virus y las consecuencias que estos tienen en la interacción con los seres humanos. Tuvimos grupos de astronomía y microbiología que fueron bien aceptados, y con gran interés descubrimos el interesante mundo microscópico abordándolo de una manera interesante, con materiales para trabajar como modelaje en plastilinas, collage, etc., y usando material de laboratorio. Fue un muy buen tiempo. En astronomía hicimos fichas de observación de las fases de la Luna, diferenciamos constelaciones y sistemas galácticos, experimentos, etc. Todo con mucho color, y con construcciones y con mucha actividad para que los contenidos fueran atractivos.

María Nela se ha dedicado a la enseñanza de niñas y niños. Sabe que con las ciencias se puede establecer las bases de mejor futuro.

Entiendo que también incentivan la literatura de ciencia ficción, ¿no?

Mi sueño no estaba completo con los talleres, ya que uno de los objetivos que me propuse no sólo era enseñar de modo divertido e innovador la ciencia, sino democratizar la educación en ciencia. Así que surgió la idea de brindar este servicio a la comunidad de forma gratuita. Al inicio pensé hacer la convocatoria una vez a la semana, desgranar la historia y poder ver detrás la ciencia y que sirva como vehículo para acercar a niñas y niños a los conocimientos científicos que muchas veces no se abordan en la escuela tradicional. Finalmente, terminamos con sesiones de una vez al mes, tomé hace poco un curso sobre ciencia y ciencia ficción para retomar otra vez estas sesiones en cuanto se pueda.

¿Cómo qué productos o juegos son los que comercializan?

Debido a la pandemia y a la imposibilidad de tener contacto con los estudiantes, nos planteamos nuevos retos para llegar a sus hogares. Nosotros entendemos las dificultades de la educación digital. De hecho, yo me dediqué por mucho tiempo en la editorial a trabajar las Tics (tecnologías de la información y comunicación), y conocemos también los beneficios del juego y construcción de materiales para asimilar conceptos. Así que en Kaleidoscopio nos propusimos crear objetos, juguetes, kits, e imágenes que acercaran a los niños a estos conceptos; así nació una línea de juguetes mecánicos, y otros eléctricos. Tenemos ya diseñados 5 propios: una alcancía mecánica, un periscopio, una caja fuerte, las máquinas simples, un juego de texturas. En colaboración con Faraday —nuestros profesores de robótica— se han creado una serie de kits de robótica por niveles. Tenemos más proyectos eléctricos que estaremos próximamente mostrando al público, además de diseños educativos para decorar espacios en el hogar.

Vi en tu página que usan el enfoque STEAM, ¿qué es eso, en qué consiste?

El enfoque Steam son los acrónimos de ciencia, tecnología, ingeniería, artes y matemáticas. Es un enfoque que engloba más áreas que sólo CTA (ciencia, tecnología y ambiente); que no sólo es más amplio, sino que usa otros métodos como las construcciones (educación maker) para poder trabajar las competencias educativas.

Además de los juegos, hacen talleres. ¿Cómo es la dinámica? ¿Uno compra un juego y tiene asistir a los talleres para usarlo?

Los juguetes nacieron como parte de la pandemia. Tenemos plataformas digitales para que los niños puedan armar sus proyectos, y para los casos de que no cuenten con acceso digital trabajamos manuales. Es un solo costo, el kit incluye los videos autoinstructivos y en el caso de robótica la asesoría en video llamada o en la forma que elija el usuario.

Niños aprendiendo de robótica en Kaleidoscopio

¿Acá en Perú se fabrican esos robots para aprender o los mandan a hacer a algún lado?

Todos los juguetes mecánicos, las imágenes educativas y los robots  desde el diseño hasta la fabricación, lo hacemos en Perú, nuestro país. Trabajamos con ingenieros mecánicos, y mecatrónicos para poder diseñar un producto adecuado. Lo más importante es que nuestro sistema de construcción no incluye pegamento, ni soldaduras; así, las niñas y niños pueden desarmar otra vez el juguete o el kit de robótica y volverlo armar para fijar en su memoria continuamente cómo funciona el mecanismo o el sistema eléctrico.

Se extraña que haya más programas de ciencia para niños en la televisión, siendo que este medio de comunicación es también un poderoso instrumento de educación.

La televisión y los programas educativos de difusión científica son importantes, pero no son suficientes ya que no le proveen al espectador los instrumentos para manipular y experimentar, por eso es necesario que se creen espacios donde los niños puedan tocar, oler, medir, cortar, comparar, serruchar, soldar; en pocas palabras, experimentar a través de la creación. El principal interesado debe ser el Estado. Nuestro país necesita que la educación en ciencias y tecnología florezca: es el futuro y debemos invertir todos los esfuerzos posibles hoy en nuestras niñas y niños.

Nota: Esta es la página de Kaleidoscopio en Facebook:

https://www.facebook.com/kaleidoscopio.steam/

Entrevista por Eduardo Abusada Franco

Seguir a @eabusad

BARBOSA, EL CUIDADOR DE MUERTOS

Previous article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

More in Ciencia