Vidas e Historias

GENGIS KAN Y EL CAPITALISMO

0

Por: Jesús Miguel Céspedes Aponte

¿Aquella inmensa mancha azul del mapa fue la URSS, potencia que abarcó más de veinte millones de kilómetros cuadrados? No, fue el Imperio mongol, que en el siglo XIII superó los treinta millones. Para que tengan una idea de su tamaño recuerden que nuestro Perú, un país bastante extenso, no llega al millón y medio.

Fue el segundo imperio más vasto de la historia, pues el primero habría sido el británico; pero este no fue territorialmente continuo sino ultramarino, de modo que los mongoles tuvieron en sus manos, eso sí, el mayor imperio continental de todos los tiempos.

Fundado por Gengis Kan (“Señor Universal”) y extendido por sus hijos y nietos, el Imperio mongol fue el único que llegó a controlar la totalidad de esa red de rutas terrestres conocida como la Ruta de la Seda, una red a través de la cual viajaban esa y otras mercancías entre China y Europa. Como nunca antes, los mongoles garantizaron orden y seguridad para quienes transitaban por cualquiera de aquellos caminos. Es decir, tras sus sanguinarias conquistas inauguraron un período que los especialistas han llamado Pax Mongolica.

Cierto es que, con anterioridad a la dominación mongol, árabes y otros pueblos islámicos habían controlado una parte de la Ruta de la Seda, posibilitando que las mercancías y los más revolucionarios logros culturales de las civilizaciones asiáticas llegaran a los occidentales. Sin embargo, no menos cierto es que gracias al imperio forjado por Gengis Kan y sus herederos, los europeos pudieron acceder sin intermediarios a las muy codiciadas mercancías de Asia, generándose una intensa sed de lucro precisamente cuando Europa había comenzado a gestar el capitalismo.

Tras la desaparición de aquel imperio, el desorden y la inseguridad se apoderaron de la Ruta de la Seda, por lo que los europeos se lanzaron con vehemencia al océano Atlántico, a fin de llegar directamente – esta vez por mar – a China y otros países que tanto excitaban su afán de riqueza…

¿Y qué sucedía en nuestra patria durante el mencionado siglo XIII? Eran los tiempos de los chankas, chachapoyas, lambayeques, chimús, chancay, ichmas, chinchas, aimaras y muchos más. ¿Y los incas? En ese entonces apenas dominaban lo que ahora es el área ocupada por la ciudad del Cusco (‘Acamama’) y alrededores. Tendrán que correr doscientos años más para verlos erigir el poderoso Tahuantinsuyu, aunque lo harían justo en el momento que el capitalismo occidental estaba listo para expandirse hacia nuestro continente, de una manera tal que no respetaría nada parecido al libre mercado ni mucho menos los más elementales derechos y libertades.

Hugo Blanco, tierra o muerte

Previous article

Muertes de afroestadounidenses por ahorcamiento alertan de posibles linchamientos modernos

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *