Cultura

El escritor de combis

0

Víctor Liza y yo tenemos varias cosas en común: nos gusta la literatura, el periodismo, la política, el fútbol antiguo y el chifa. Pero hay algo aún más intenso que hace que tengamos cierta visión compartida del mundo: la afición al Sport Boys. Él es hincha del club chalaco y yo del Alianza Lima; pero siendo nacido en puerto, siempre he sentido mucha simpatía por ‘la Misilera’. Como sea, también hay diferencias. Por ejemplo, yo hace tiempo que no uso una combi; y Víctor, por lo que acabo de leer en éste su primer libro, parece un experto en el tema. Lo conocí, como a varios buenos amigos, en una sala de redacción periodística. Me contaba que quería sacar su libro, y acá está. Se llama ‘Pisa, pie derecho’. Es un poco de definir el género de este libro, pero en síntesis narra el encuentro del adolescente Matías con el mundo del transporte urbano, de las combis específicamente. Un rubro que ya es una parte distintiva de nuestra caótica Lima.

Entrevista por: Eduardo Abusada Franco. Foto: José Miguel Silva.

– ¿Un periodista es siempre un aspirante a escritor? Para muchos es una fase previa, aunque siguen siendo periodistas. En tu caso, ¿desde el inicio querías ser periodista o escritor?

No todo periodista puede ser escritor. Puede que muchos tengan el bichito de la literatura, pero finalmente la mayoría se decanta por la realidad del día a día. Yo quise ser periodista desde que tenía 16 años. Si me preguntabas a esa edad si quería ser escritor, ni me lo hubiera imaginado.

– Realmente hay un boom, desde hace ya buen tiempo, del periodismo narrativo. Y acá hay alguna zona no muy nítida. Me refiero a la relación entre la literatura y la crónica periodística, que para algunos es un género literario. ¿Qué primar en la crónica narrativa: el dato o la narrativa? O, en todo caso, ¿qué licencias puede tener un periodista en una crónica narrativa, es posible la ficción o sazonar un poco la realidad?

Juan Manuel Robles escribió hace unos meses que la crónica es un género periodístico que no se explota en los diarios en los últimos años. Periodistas como Joseph Zárate, Renzo Gómez y Kike La Hoz han trabajado este género en dos libros publicados el año pasado (Guerras del Interior y Benditos). En esas publicaciones, además de la belleza y el arte, prima el dato. Es una lástima que no se dé cabida a este género en la prensa escrita, porque así muchos más lectores lo disfrutarían. En cuanto a las licencias, creo que es mejor sazonar la realidad pero sin exagerar, porque no vaya a ser que el pollo sepa más a aceite que a pollo.

– Tu libro trata sobre las vivencias de Matías en las combis. ¿Cuál ha sido tu relación con las combis: te has acostumbrado a leer en ellas o te mareas?

De niño viajaba en esos buses grandes que había en los ochenta. Viajo en combi desde la adolescencia. He tenido una relación de amor-odio con las combis: a veces he disfrutado un viaje por la velocidad y en otras ocasiones me ha molestado la conducta del cobrador, cuando no me ha querido cobrar medio pasaje y esas cosas. No he tenido problemas en leer dentro de ella.

– He leído en tu libro que dominas bien las rutas de combi, ¿las estudiado, te has subido a todas, eran tu ruta o qué? Pues, la verdad, las rutas de combi en Lima son una maraña inacabable.

Creo que más conocía mi ruta que saber de memoria por dónde iban todas. Solo era cuestión de estar atento a ver por dónde pasaba. Una vez que la conocías bien, a veces hasta me daba el lujo de leer o mirar indiferente el camino.

– ¿Y qué aventuras te han pasado a ti en la combi: te han asaltado o te has quedado dormido hasta el final de la ruta como Matías, tu personaje?

Solamente una vez fui víctima de un asalto, pero en una coaster. Yo iba en la parte de atrás y antes que el ladrón avanzara al fondo, dejé caer mi mochila al suelo. Solo me quitó el reloj.

– A todo esto, ¿quién es Matías? ¿Es autobiográfico el libro?

Matías puede ser cualquiera que haya viajado en combi. Es cierto que todo libro que uno escribe tiene algo de autobiográfico: siempre lo vivido puede ser un insumo. Pero también hay experiencias que he visto o he escuchado de otros y las he plasmado en mi libro.

– Qué viene a continuación, ¿estás preparando otro libro?

Ya se viene un segundo hijo. En este sigo apostando por los cuentos, siempre con temática urbana. Juilo Ramón Ribeyro fue uno de los primeros autores que leí y ha influido mucho en mi manera de ver la literatura. Tengo planeado escribir novelas, pero ya será más adelante.

Cárceles, políticos y honor

Previous article

VADE RETRO, ENRIQUE CORNEJO

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

More in Cultura