Por los Caminos

¿A quién conviene el voto voluntario?

0

Los congresistas Alejandro Cavero y Adriana Tudela acaban de proponer una reforma constitucional para que el voto electoral sea voluntario y no obligatorio, como lo es actualmente. Brevemente, trataré de listar las primeras lecturas e interpretaciones que me vienen al paso para ver a quién conviene esto:

1. Los políticos, en su inmensa mayoría, no tienen principios, sino intereses. Así que lo primero es ver quién impulsa la norma. La plantea Avanza País, partido vinculado a la derecha y extrema derecha. En tal sentido, parece ser que a este sector le interesa que el voto sea voluntario. Pero, ¿cómo les conviene ello?

2. Una lógica puede ser entendida al estilo de la antigua democracia ateniense. El gobierno de la polis era ejercido solo por un grupo de gente acaudalada que vivía en el centro de las llamadas ciudad-estados. Las zonas más alejadas, aunque dentro del régimen democrático, no acudían a las asambleas. Llevado a nuestros tiempos, hemos visto como el voto rural y de las zonas más olvidados de nuestro país juega en contra de la derecha. Solo en la última elección, éste voto volteó los resultados de boca de urna, que daban ganadora a Keiko por un pelito. Y en las ciudades el fujimorismo tuvo extensa mayoría. Así, a la derecha no le conviene que vote la gente del campo. Pero, ¿que sea voluntario acaso los impide de votar?

3. La respuesta a lo anterior es “no”. Pero al quitar la obligatoriedad del voto, despolitizas a la gente. Cuando Fujimori aplicó las política neoliberales destruyó el sistema de partidos, la división de poderes, los sindicatos, las organizaciones colectivas, etc. Luego, el dogma del capitalismo salvaje convirtió a los ciudadanos en consumidores. Hoy se habla de los derechos del consumidor (hasta un Código legal ya tenemos), más que de los derechos del ciudadano. El hombre libre proclamado por los ideales de la Revolución Francesa se convirtió en el cliente hipnotizado (y no lo sabe). En consecuencia, puede interpretarse que al hacer el voto voluntario, se quiera despolitizar aún más a los ciudadanos y gente del campo, que no les importe la cosa pública, y así, de facto, solo unos organizados ejercerían el voto y el gobierno. Por tanto, el razonamiento de la derecha sería no preocuparse por hacer política, por hacer propuestas populares y llegar hasta los rincones alejados del país. Le basta con las campañas en ciudades, que además le resulta más barato (hay un tema de costos siempre que se hace política-negocio); y en los núcleos urbanos el elector está más condicionado por los medios de comunicación, donde los sectores negociantes mueven hilos.

4. Ahora bien, pensando contrario sensu a lo anterior, puede que a ese razonamiento el tiro le salga por la culata. En la última campaña vimos la enorme masa de gente en los mítines que se movió en el sur andino y en el campo. En cambio, en ciudades, y de distritos pudientes, hubo un alto ausentismo electoral. Por lo tanto, puede deducirse que el campo popular se organiza más para votar. De hecho, las marchas de estos sectores son más nutridas, y sin contratar tantos buses ni publicidad en medios.

5. Otras interpretaciones que caben son de índole económico-pragmático. Se puede interpretar que la gente del campo popular, siendo de poder adquisitivo menor, vota más para no tener que pagar la multa. Si se hace voluntario, ergo ya no está la sanción y no siente la necesidad de votar. Así, los candidatos afines a la derecha no es que ganen más votos, sino que bajan las opciones de votantes en contra. Pero esto puede ser también discutible, pues la gente supuestamente adinerada muestra —según las estadísticas— ser la que menos vota, no le importa pagar la multa, y mejor para ellos, entonces, si no hay multa. ¿Pero qué tan masivo es su voto?

En fin, caben varias lecturas al respecto.

Por: Eduardo Abusada Franco

Seguir a @eabusad

EL INACABABLE EDGARD GUILLÉN

Previous article

El Rincón de Sudamérica

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *